Header image  
NUTRICIÓN-HERBODIETÉTICA-PARAFARMACIA  
line decor
  Inicio  ::  
line decor
 
 
 
Caléndula

 

calendula

 

La caléndula es originaria de la región mediterránea. Es una planta muy llamativa y vistosa con flores de color amarillo intenso y anaranjado. Sus partes útiles son las flores y hojas en estado natural. Entre sus usos es un magnifico condimento y colorante para alimentos como sustituto del azafrán, y sus pétalos también han sido usados por algunas culturas por su poder medicinal y como colorante para textiles, alimentos y cosméticos.

La caléndula ha sido considerada una planta medicinal desde épocas remotas. Su fama aumentó aún más durantela Edad Media, cuando grandes figuras de la medicina como Santa Hiidegarda y Alberto Magno prescribían su empleo para diversas enfermedades especialmente del hígado, estómago y para las picaduras de insectos.

En la actualidad, se destaca sobre todo por sus virtudes antiinflamatorias, antiespasmódicas, antisépticas y depurativas

Igualmente, tiene un efecto beneficioso sobre el hígado y la vesícula biliar el cual ha sido demostrado científicamente.

La caléndula, también, ejerce su acción terapéutica sobre el sistema reproductor femenino, ya que provoca el menstruo retrasado, regulariza el ciclo, reduce las reglas demasiado abundantes y los efectos colaterales de la menstruación como dolores abdominales, insomnio, ansiedad, depresión, etc. 

Si lo que estás buscando es una planta curativa para problemas de la piel, no existe nada mejor que la caléndula. Sus flores y hojas se pueden utilizar para tratar una variedad de afecciones que se pueden presentar en la piel.

La caléndula tiene una larga historia de uso para la cicatrización de heridas y para suavizar la piel; pues contiene sustancias que promueven la curación de la piel, factores antimicrobianos y antiinflamatorios

Para uso externo tiene propiedades cicatrizantes, emolientes y antisépticas, por lo cual es muy recomendada su aplicación sobre heridas, llagas, eccemas, contusiones, callos, verrugas, impétigo, úlceras, inflamaciones cutáneas y, como colirio, en casos de conjuntivitis.  Igualmente ayuda a la conservación de la belleza natural de allí su empleo en mascarillas caseras.

También cicatriza las úlceras de estómago y de duodeno, y resulta efectiva en casos de gastritis y gastroenteritis. Su efecto terapéutico parece más evidente cuando se la asocia con la ortiga.

Volver