Header image  
NUTRICIÓN-HERBODIETÉTICA-PARAFARMACIA  
line decor
  Inicio  ::  
line decor
 
 
 
Equinácea

 

equinacea

 

La equinácea es una planta herbácea perenne, originaria de América de Norte, que alcanza usualmente 90 cm de altura con hojas lanceoladas y vistosas flores de color púrpura.

Los nativos americanos fueron los primeros en usar esta planta de forma curativa.  

Propiedades curativas de la equinácea

La equinácea contiene glucósidos, polisacáridos y políacetilenos de gran importancia biológica que estimulan la producción de interferón, un elemento importante de la respuesta del organismo a las infecciones virales, como los resfriados y la gripe.

Además contiene ácido ascórbico (en las semillas), el ácido salicílico (en las hojas), mucílagos, alcaloides, pectina, fibra, taninos, lecitina, vitaminas del grupo B y minerales corno el calcio, aluminio, hierro y magnesio, entre otros.

La principal propiedad terapéutica de la equinácea consiste en fortalecer y proteger el sistema inmunitario al activar la formación de leucocitos e impidiendo que la infección vírica o bacteriana se desarrolle constituyendo así un eficaz remedio natural a la hora de prevenir y combatir la gripe, el resfriado, los problemas de garganta, bronquitis y sinusitis.

Igualmente, la equinácea resulta útil para:

  • Estimular el apetito al incrementar las secreciones salivares.
  • Reducir la inflamación de las lesiones en músculos y tendones.
  • Combatir infecciones del aparato urinario, cistitis, de la vagina y del oído.
  • Retrasar la aparición de brotes de herpes labial y herpes genital.
  • Facilitar la recuperación del organismo después de haber sufrido una operación o una enfermedad.
  • Facilitar la cicatrización de heridas, quemaduras, orzuelos, eccemas, acné, llagas o gingivitis.
Además, de ser un verdadero antibiótico natural, la equinácea se considera una planta adaptógena; es decir, que ayuda al cuerpo a recuperar el equilibrio y la salud de forma inteligente.

Volver